domingo, 2 de junio de 2013

Manitas de cerdo con salsa pecado

Introducción

         Hola amig@s
      Hay veces que los astros se alían para que las cosas salgan bien. Es el caso de éste plato.
      Mi hija,que cursa  anatomía patológica y citología tenía unas prácticas de necropsias para las que necesitaba cuatro manitas de cerdo que compré yo en la carnicería. Al día siguiente se le olvidaron en casa,por lo que me encontré con una materia prima que no tenía pensado utilizar ese día. La última vez que las hice,las cocí,las deshuesé y formé unos filetes que empané. Pero ésta vez quería hacer un guiso clásico. Hay a quién éste tipo de platos no le gustan. Os aseguro que el resultado fue sublime y una humilde manita de cerdo se convirtió en un manjar cinco estrellas. ¡Y qué decir de la salsa!...Tan rica quedó que la bauticé como salsa pecado porque dan ganas de untar una barra de pan entera... y ya se sabe que lo bueno o engorda o es pecado.
      Partiendo de una receta del maestro Arguiñano,le dí mi toque personal y el resultado no pudo ser mejor. En cuanto a la salsa,la que sobró la utilicé para hacer unos espaguetis con carne picada. Esta salsa sería adecuada para hacer las albóndigas de carne de cocido con salsa de estofado (ver receta)





Ingredientes (4 raciones)

- 4 manitas de cerdo
- 1 pimiento verde
- 1 cebolla
- 2 dientes de ajo
- medio calabacín
- 4 pimientos choriceros
- pimentón dulce
- media guindilla cayena
- 1 hueso de jamón
- Aceite de oliva          



Preparación

      Empezaremos por extraer la carne de los pimientos choriceros. Para ello le arrancamos el rabito tirando de él y le sacamos las pepitas dándole unos golpecitos. Al estar secos salen muy bien. Ahora los metemos en una cazuela con agua y los hervimos a fuego medio 15 minutos.
      Mientras hierven podemos ir troceando las verduras.
      En una olla exprés se le echa un chorrito de aceite de oliva (2 cucharadas soperas). Metemos las verduras y la cayena a fuego medio y vamos dejando que se pochen.



      Cuando los pimientos están ,colamos el agua de la cocción, sin tirarla y la reservamos. Sobre una tabla y con ayuda de un cuchillo le vamos "raspando la piel" para sacar la carne de los pimientos. Veréis que sale fácilmente. Incorporamos ésta carne a la olla junto con el tomate y una cucharadita de pimentón dulce.Yo utilizo un tomate tamizado que viene muy fino,sin pepitas ni impurezas.Podéis utilizar otro,pero siempre echarle por encima un pellizco de azúcar para rebajar su acidez.



      Le echamos la sal y metemos las manitas y el hueso de jamón dentro de la olla. Le agregamos el agua de cocer los pimientos choriceros y  más agua hasta que cubran las manitas.
      Tapamos la olla y esperamos a que estén hechas. Yo lo hice en olla exprés y le dí 1h 20 m. En olla rápida están en 40 minutos.




      Cuando están hechas las sacamos a un plato y las reservamos.
      Hay ciertos platos,como los callos o la fabada que están mucho mejor de un día para otro.Por el tipo de carne que tienen las manitas me pareció que a ellas le venía bien ese reposo. Y eso hice. Si las queréis tomar enseguida lo podéis hacer. Así que el primer día lo único que me quedó por hacer fue pasar la salsa.Para que quede muy fina  primero le meto la batidora y después la tamizo con un colador y un cazo. La salsa se reserva.



      Después de hacer todo ésto se pone el horno a precalentar a 220º. Esto lo hice al día siguiente.Si las vais a consumir el mismo día es conveniente que cuando le queden a las manitas 10 minutos de olla encendáis el horno. Así lo tendréis a punto.
      Como yo las hice al día siguiente y las manitas son muy gelatinosas las metí al microondas 5 minutos para que se despegasen más fácilmente y no las rompiese sin querer al separarlas.



      Ya solo queda el toque final. Cubrir la bandeja del horno con papel aluminio y sobre ella poner las manitas.Pintar con un poco de aceite de oliva por encima ayudados de un pincel de cocina.
      Las llevamos al horno durante 15 minutos y ya están listas. Ya solo queda presentarlas en el plato y naparlas por encima con la salsa. Yo las acompañé en ésta ocasión de unos champiñones al ajillo.
      Yo tenía la duda de que mis hijas se las comieran. Mi hija pequeña cuando las probó exclamó que estaban como el cochinillo asado. Y es una buena comparación. Se parecen mucho.¡Probarlas! No os arrepentiréis...Bon appétit.

Calorías por ración: 490 kc

Aunque cada manita puede pesar 350-400 gr hay que tener en cuenta que su desperdicio es  de un 60% por lo que tampoco resulta un plato tan calórico como pudiera parecer.
Yo lo acompañé con unos champiñones al ajillo. El plato de la foto tiene tan sólo 620 kc.
El pan no lo cuento...eso depende de cada cual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada