domingo, 2 de noviembre de 2014

Mojo picón


Introducción

         Hola amig@s
      Siempre que me enfrento a una receta muy exclusiva de alguna parte del mundo lo hago con la misma prevención y el debido respeto. Pienso que al explicar un plato típico,lo haces para dos tipos de público: el de fuera de la zona y el autóctono. Internet está plagado de casos parecidos a éste. Pongamos que un tipo de Oklahoma con ascendientes peruanos y que nunca ha estado en España publica la receta de la "auténtica paella valenciana"...Pues bien,si un francés residente en Amsterdan y que una vez se comió una paella en Benidorm lee la receta y la hace en su casa, puede que le sepa bien.Puede que le guste.Es más ¡Puede que este buena! pero ¿Será una paella valenciana?¿Con pollo, gambas, salchichas y curry en la misma receta?...seguramente no. Por eso digo que hay dos tipos de públicos. Si esa receta la lee una valenciana con más de 2000 paellas a su espalda puede que se tire de los pelos...¡Y con razón!
      Os contaré que me he documentado antes de escribir ésta entrada, por eso,para empezar, diré que la receta que os presento hoy es la del mojo picón. Evitaré llamarlo mojo picón canario por varias razones. Me conformaría con que los canarios que me visiten estén, en líneas generales, de acuerdo con lo que os cuento y que, a los que no conozcáis la receta os guste.
      Para empezar, habrá que decir que hay un mojo picón canario "general", con unos ingredientes básicos que respetan todos y sobre los cuales, hay miles de recetas "particulares" en las que se añaden o quitan cosas dando un toque personal. Podría decirse que hay variaciones de una isla a otra y de una casa a otra. Así,en las propias islas Canarias, se le llama de formas distintas: mojo palmero,mojo rojo,mojo encarnado...
      La pimienta picona palmera, llamada pimienta de la puta madre (un tipo de pimiento pequeño seco y picante) es la piedra angular sobre la que gira la receta. En Canarias mucha gente las cultiva en macetas en sus propias casas. Yo vivo en Madrid y aquí es imposible encontrarlas,así que,como sucedaneo debo de utilizar cayenas. ¿Veis porqué os decía que no podría llamar a mi mojo picón "auténtico"? Si el ingrediente principal falla, mal vamos. No obstante,no os desaniméis: nos va a quedar una salsa exquisita que, además va a parecerse mucho al auténtico mojo picón.
      Como os decía hay muchas variaciones en torno a la receta. Puede que la más pura sea la hecha a mortero,pero se pueden buscar otras texturas haciéndolo con batidora. También se puede jugar a que quede más o menos picante mezclando pimientas dulces con piconas. También podemos conseguir el grado que queremos que pique con el pimentón (dulce o picante). A mi me gusta que pique un poco,pero no que abrase pues,en mi opinión,el picante se lleva por delante todo.
      La variante hecha con batidora da una textura distinta, mas fina. Hay quien echa pimientos choriceros y unas rebanadas de pan tostado. Esto lo vi en la receta del blog de mercado calabajío. Yo lo hice en una ocasión y está francamente bueno pero quizás un canario de "pata negra" torcería el gesto. Mi consejo,como siempre, es que probéis de todo y os quedéis con lo que mas os guste (que pueden ser varias cosas).
      Es una salsa que si no existiera habría que inventarla. Ideal para dar un toque a carnes y pescados y,sobre todo, a unas buenas papas bonitas canarias o a unas papas negras. ¿Habéis probado las papas arrugás?...pues hay que hacerlo antes de morir.




      


Ingredientes

- Una cabeza de ajos
- Dos pimientas piconas
 (o 2 cayenas )
- Una cucharada de pimentón dulce
- Una cucharada de cominos molidos
- 150 cc de aceite de oliva
- Dos cucharadas de vinagre
- Sal gorda




Preparación

      Me decidí al final a utilizar una versión clásica del mojo picón,por lo tanto, utilizaremos el mortero en ésta ocasión.
      Para comenzar,meteremos en el mortero los ajos pelados y cortados en trocitos ,las dos cayenas,la cucharada de cominos molidos y un puñadito de sal gorda. Si tenéis la suerte de tener pimientas piconas,quitarles las pepitas y proceder de igual forma.

                                                             (Hacer click en la foto para agrandarla)


      Comenzamos a trabajar todo hasta que tengamos el conjunto convertido en una pasta espesa. Cuando hemos conseguido esto, le agregamos el pimentón.


                                                             (Hacer click en la foto para agrandarla)


      Vamos agregando el aceite poco a poco y el vinagre mientras seguimos trabajando la mezcla para que forme una emulsión ligera.





      ¡Y ya está!...ahora os toca a vosotros darle un toque a vuestras carnes,papas arrugás, pescados...la verdad es que combina con todo.
      El sobrante se puede guardar en un tarro cerrado y dura algún tiempo en la nevera.


      El año pasado publiqué una receta de mi invención en la que utilicé mojo picón. Os dejo el enlace (ensalada dos mojos)....Bon appétit.


Vídeo





Calorías por ración:  60 Kcal (una cucharadita de café)




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada