jueves, 26 de marzo de 2015

Tarta guinness


Introducción

         Hola amig@s
      Hoy os voy a presentar una tarta que se ha hecho muy popular en muchas partes. Se trata de la tarta guinness, una receta que debemos a la británica Nigella Lawson.
Lawson es una londinense, nacida en 1960 que se ha convertido en una figura mediática en el Reino Unido y Estados Unidos. Comenzó haciendo reseñas literarias en un periódico a los 23 años y mas tarde siendo crítica de restaurantes pero lo que la catapultó a la fama fueron sus libros y sus programas de televisión en donde oficia de chef desenfadada con un particular encanto.
      Nigella Lawson, en algún punto de ésta trayectoria, nos regaló la receta de hoy, una tarta hecha con cerveza guinness y cacao....que no sabe a cerveza.
      La verdad es que tiene una presencia espectacular pues nos va a resultar un bizcocho negro, cubierto por un frosting que recordará a una pinta de guinness, con su espuma blanca coronándola.
      Por último, contaros que hace poco, el 17 de marzo, se celebró el día de San Patricio (Saint Patrick’s Day) y que, por aquello de que San Patricio es el patrón de Irlanda y que pocas cosas mas irlandesas que una pinta de guinness, se vincula ésta tarta a ésta festividad. Yo no he encontrado si esto es moda o tradición, pero con la juventud de la receta, puede ser una moda que se concierta en tradición. Si alguien sabe algo al respecto, compartirlo en los comentarios para que todos nos enriquezcamos.
Vamos con la tarta.






Ingredientes

- 250 ml de cerveza Guinness 
- 75 gr de cacao en polvo sin azúcar
- 250 gr de harina
- 250 gr de mantequilla o margarina
- 400 gr de azúcar 
- 3 huevos 
- 140 gr de nata para montar (35% masa grasa)
- 2'5 cucharaditas de bicarbonato sódico
- 1 cucharadita de azúcar avainillado 

Para el frosting

- 300 gr de queso de untar ( tipo crema)
- 360 gr de nata para montar (35% masa grasa)
- 150 gr de azúcar glass
( sobrará frosting)



Preparación

      Lo primero que haremos será ir precalentando nuestro horno a 220°.
      Para hacer la tarta comenzaremos por poner a calentar la cerveza en un cazo a fuego medio sin que llegue a hervir. Cuando la cerveza está cerca de hervir, apagamos el fuego y añadimos la mantequilla, dejando que se disuelva la misma en el calor de la cerveza.

                                                             (Hacer click en la foto para agrandarla)


      Cogemos dos boles.
      En uno, echamos el azúcar, la harina, el cacao, el bicarbonato y el azúcar avainillado y lo mezclamos todo bien.


                                                                   (Hacer click en la foto para agrandarla)


      Y en el otro, echamos la nata y los huevos y lo batimos todo para que quede bien mezclado.


                                                                  (Hacer click en la foto para agrandarla)


      A continuación, cogemos el cazo con la cerveza y vertemos su contenido en éste. Removemos todo el conjunto de los líquidos mezclando bien de nuevo.


                                                                   (Hacer click en la foto para agrandarla)


      Cuando tenemos todos los líquidos bien integrados los vertemos en el bol de los ingredientes secos. Lo vamos haciendo poco a poco mezclando bien para que no se formen grumos y se nos quede una masa cremosa perfectamente uniforme.


                                                              (Hacer click en la foto para agrandarla)


      Ahora cogemos un molde desmontable y lo untamos de mantequilla por todos los lados y lo impregnamos todo de harina.


                                                      (Hacer click en la foto para agrandarla)


      A continuación volcamos en el molde nuestra crema y nos vamos con todo ello al horno que ya tendremos caliente. El tiempo que esté en el horno dependerá del de cada uno. En mi horno estuvo unos 40 minutos.Lo que hay que hacer es pincharlo con una brocheta y cuando el palo sale limpio es que está cocinado.
      Dejamos enfriar el bizcocho y cuando esté frío lo sacamos del molde.
      Un poco antes de desmoldar el bizcocho, vamos preparando el frosting. Para ello, montanos la nata, bien a mano con unas varillas o con la ayuda de una máquina. Para montar la nata, el recipiente y la nata han de estar muy fríos.


                                                    (Hacer click en la foto para agrandarla)


      En otro bol, echamos el queso y el azúcar glass y batimos enérgicamente hasta que los dos ingredientes estén bien integrados en una crema suave. A continuación, añadimos la nata y con suaves movimientos envolventes dejamos que se armonice todo el conjunto quedando un frosting suave y cremoso.

                                                       (Hacer click en la foto para agrandarla)


      Es hora pues, de cubrir con esa crema nuestro bizcocho negro.



      El resultado intenta asemejar a una pinta de cerveza, con su suave espuma blanca coronando su negro cuerpo.
      Es una delicia, probarla... Bon appétit.








Vídeo





Calorías por ración: 544 Kcal.


 ( De un molde de 24 cm de diámetro salen 12 raciones)



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada