martes, 24 de septiembre de 2013

Sopa de espárragos de Martín Berasategui

Introducción

         Hola amig@s
      Encontré ésta receta por casualidad,buscando otra cosa y enseguida captó mi atención. Por la sencillez,originalidad y,por supuesto,por venir de la mano de uno de los grandes,Martín Berasategui.              Yo,que soy cocinero aficionado, pienso que cuando los maestros cocinan,uno calla,atiende y aprende. Y eso hice.Os aseguro que el resultado es una sopa (o crema) deliciosa y partiendo de unos ingredientes que están al alcance de cualquiera en cualquier super. Si a ésto le añadimos la elegante presentación del maestro (no la modifiqué) obtenemos un plato "pata negra" de esos que,al no comerse con frecuencia, me parece ideal para sorprender a unos invitados. Esta sopa de primero y una buena carne o pescado de segundo,me parece un triunfo asegurado.
      Para postre os remitiría al blog de mi amiga Nilexy,entre azúcar y colores, que seguro que os encanta.(pinchar aquí para ir a su blog)
      Vamos a ver cómo se hace.






Ingredientes(6 raciones)

- 125 cc del agua de los espárragos
- 350 cc de caldo (ave,carne etc...)
- 750 gr de espárragos de conserva
- 200 cc de nata líquida
- 1 yema de huevo
- 1 frasco de huevas (sobrarán)
- 100 gr de salmón ahumado




Preparación


      Podremos utilizar las puntas de unos espárragos gordos para la presentación y el resto de espárragos pueden ser mas delgados (y más baratos). Una vez seleccionados los espárragos que decorarán,troceamos el resto.
      En una cazuela,ponemos el agua de los espárragos,el caldo y los espárragos troceados y los llevamos a ebullición. Para el caldo,utilizar uno que tengáis por casa. Yo utilicé caldo de cocido,pero si tenéis de carne o de ave,ponerle.



      Mientras la cazuela está al fuego podemos aprovechar para ponerle una tira de salmón ahumado alrededor de la base del espárrago como si le enrollásemos una falda.

                                                          (Hacer click en la foto para agrandarla)


      Dejamos que hierva todo 10 minutos y trituramos bien los espárragos. Cuando esté bien pasado le agregamos la nata líquida. Utilizar mejor nata líquida.Yo en la foto me equivoqué y le puse nata de cocinar (con más de 35% de materia grasa) pero es más ligera la nata líquida que tiene menos calorías.A continuación se le agrega la yema de huevo y seguimos batiendo con la batidora. Probamos de sal por si hubiese que rectificar y si está listo emplatamos.

                                                        (Hacer click en la foto para agrandarla)


      En ésta sopa es importante el emplatado para que quede impactante. Pondremos dos yemas de espárragos con su falda de salmón por persona. Le agregamos un par de cazos de la sopa y ponemos como colofón unas huevas por encima de las yemas y pintamos con aceite de oliva. Os aseguro que el contraste de texturas sabores y temperaturas no sólo es sorprendente sino una delicia para el paladar....Bon appétit.




Calorías por ración: 175 Kcal
      ¡Y encima es ligera!...ideal para cuidar la línea.

sábado, 21 de septiembre de 2013

Croquetas caseras de carne del cocido

Introducción

         Hola amig@s
      La croqueta,aunque de origen francés, es un plato que en España se ha hecho tan popular que se come como tapa,primer plato (o segundo),como aperitivo etc. Se rellenan prácticamente de todo lo conocido y son,básicamente un plato con el que aprovechar los restos de carne,pescado,verduras etc.
      Hoy os presento mi receta de croquetas de carne del cocido. No creo errar si digo que ésta receta,junto con la ropa vieja son las dos formas más clásicas de aprovechar los restos que nos quedaron de un cocido. Hace unos días,en mi  facebook,os decía que  siempre he dicho que podría escribir un libro con recetas hechas con los restos de un cocido: croquetas, pringá, ropa vieja,empanadas,pitas rellenas, albóndigas,hamburguesas, burritos,patés,canapés....creo que con el cocido he probado de todo. Iré colgando las recetas por si os pueden ser útiles.
      En cuanto a las croquetas,yo las dividiría en dos grandes grupos: las caseras y las industriales ( o elaboradas con productos industriales). Éstas últimas son las que compramos en el supermercado o las que en algunos bares y restaurantes poco escrupulosos nos sirven como tapa o menú. Su característica principal es que no saben a nada. O mejor dicho,saben a "industria" y da igual comerse una de pollo,de boletus o de jamón,saben a lo mismo. Si queréis saborear una croqueta auténtica habréis de hacerla vosotros mismos y en ésto espero ayudaros. Dos cosas debe de tener una buena croqueta: una masa ligera (que no sea un empedrado) y que esté perfectamente frita por fuera sin que se abra. Vamos a ver como hago mis croquetas del cocido.





Ingredientes

      Habitualmente doy las cantidades exactas.En ésta ocasión las doy aproximadas.Prefiero que os fijéis bien en la textura de la masa y que calculéis las cantidades vosotros mismos dependiendo de cuanta cantidad vayáis a preparar. Yo utilicé los ingredientes de la foto y fui añadiendo caldo y leche hasta conseguir la masa. Con ello me salieron 47 croquetas (las conté,si). No todos los ingredientes están en la foto,pero los veréis.

- 200 gr de carne de cocido
   (Pollo,ternera,codillo,cerdo,jamón,gallina etc...)
- 1 cucharada de margarina o mantequilla
- 3 cucharadas de harina
- Aceite de oliva
- 1 vaso de caldo del cocido
- 3 vasos de leche
- 2 huevos cocidos
    Para rebozar
- 2-3 huevos
- Harina
- pan rallado
- Aceite para freir



Preparación

      Una cuestión previa: hay quién le añade cebolla muy picadita. Yo hay veces que si y otras que no. Cuando lo hago es lo primero que hay que hacer.Dejamos la cebolla que poche y se ponga transparente,reservamos y empezamos con el primer paso. La otra cuestión es la nuez moscada. Muchos se lo echan.A mí no me gusta.La croqueta me sabe artificial,a nuez moscada.Pero eso va en gustos.Ponerla o no....depende de vosotros.
      Vamos a empezar por disolver a fuego suave la mantequilla con un chorrito de aceite de oliva. Cuando la mantequilla está derretida le agregamos la harina y formamos el roux (mezcla de harina y grasa básica). Cuando hemos trabajado el roux un par de minutos sin dejar de mover para que pierda el sabor a harina cruda empezamos a añadir líquido.

                                                       (Hacer click en la foto para agrandarla)


      Ahora viene mi primer tuquito que consiste en añadirle un cazo o dos de caldo del propio cocido en lugar de empezar a añadirle leche. Esto le da un potente sabor al cocido y le va muy bien. Probarlo y me decís. A continuación si se comienza a añadirle la leche. En total se ha de tragar casi un litro de líquido (entre el caldo y la leche).
      Una cuestión inportante a mi juicio es el punto de la bechamel. Encontraréis muchas recetas y trucos para saber cuando está la bechamel. Dos tengo yo oídos como ciertos.Uno es que la masa está cuando se despega de las paredes de la sartén. A mi juicio éste punto da unas croquetas demasiado compactas.Otro es que cuando haces una raya de parte a parte de la sartén con la cuchara"abriendo la masa" y se vuelven a unir,es que ya está. Me parece más correcto pero también  le da una consistencia a la croqueta que no es la buscada. A mi me gusta.como dije en la introducción,que la croqueta por dentro quede muy ligera...que se deshaga en la boca. Por eso yo,siempre que puedo dejo la bechamel un pelín más ligera que éste punto (tal y como veis en la foto abajo). Pensar que aún no le hemos añadido la carne.

                                                        (Hacer click en la foto para agrandarla)

     A continuación echamos la carne y movemos bien para integrarlo todo y,por último el huevo cocido muy picado (podéis prescindir del huevo cocido si no os gusta). Lo removemos bien para que se mezclen uniformemente todos los ingredientes.

                                                         (Hacer click en la foto para agrandarla)


      Con ésto hemos terminado la primera parte de la receta. La masa se mete en un recipiente para que repose hasta el día siguiente.Para que no se reseque la capa de arriba yo le echo un chorrito de aceite de oliva y la cubro sin dejar huecos con papel film.Y con ello...a la nevera hasta el día siguiente.

                                                      (Hacer click en la foto para agrandarla)

      Para formar las croquetas os daré un truco para tardar mucho menos. Cuando formamos el combo para rebozar (harina,huevo y pan rallado) lo que haremos es coger una buena porción de masa (como del tamaño de dos puños humanos (en la foto veréis por comparación con el tamaño de las cucharas de que pedazo de masa hablo). Lo enharinamos bien formando una "mega bola" de masa y la amasamos formando con ella un largo cilindro.Para ello enharinamos la mesa y vamos aplastando y formando "la serpiente" como si la masa fuera un rodillo de amasar.Así iremos formando el rulo.

                                                          (Hacer click en la foto para agrandarla)

      Ahora,con el rulo formado lo cortamos con una tijeras en pequeñas porciones (del tamaño de una croqueta). Después se meten cada porción en un plato con harina y se forman las croquetas con las manos. De ésta forma preparé 47 croquetas (las conté) en poco más de cinco minutos.

video


      Una vez que hemos pasado por harina y formado las croquetas las vamos pasando a continuación por huevo y pan rallado.

                                                     (Hacer click en la foto para agrandarla)


      Con las croquetas formadas,si veis que os han salido muchas,podéis congelarlas. Para ello se colocan en una bandeja procurando que estén ordenadas. Cuando estén congeladas las podéis pasar a otro tupper o una bolsa de congelados. En la foto de abajo de la derecha están todas las que congelé. El día que las descongeléis sacarlas un par de horas antes al menos y freírlas normalmente.

                                                   (Hacer click en la foto para agrandarla)


      Cuando tenemos formadas las croquetas es hora de freírlas. Para evitar que se os abran y "explote" sólo hay un secreto que es freírlas en el aceite muy caliente. Así podréis conseguir croquetas fritas por fuera y suaves por dentro. Esto es muy importante pues si no lo hacéis se os pueden abrir,absorber mucho aceite y arruinar el plato.Para que os quede claro os pongo un vídeo de cómo lo hice (con una mano y con la otra en el móvil jejeje)

video


      Las sacamos a papel absorbente para eliminar el aceite sobrante y ya están listas para consumir. Si la croqueta no es un mazacote y está bien hecha,os daréis cuenta en las que sobren, pues al día siguiente se habrán "desinflado" y estarán más feas (aunque igual de ricas).
      Y con ellas preparadas ya podemos ir a la mesa...Bon appétit.

Calorías por ración: 292 kcal
      Cálculo para una ración de 4 croquetas. Cada croqueta tiene unas 73 kcal, así que cada uno, que vaya sumando en función de las que coma.

domingo, 15 de septiembre de 2013

Lasaña de calabacín rellena de carne y mascarpone

Introducción

         Hola amig@s
      Como sabéis los que me seguís hace poco mi suegra me trajo del pueblo calabacines y otros productos de la huerta. Así que hay que aprovecharse. Hoy os traigo un plato que,además de ser sano es una buena forma de que los niños coman verdura.
      Una de las premisas de éste blog es dar ideas para que nada se eche a perder. De esta forma la receta de hoy se podría encuadrar como un plato de "aprovechamiento" o,como yo lo llamo,de restos. Tenía un par de cucharadas de queso mascarpone de una tarrina abierta (ya hice un rissoto al mascarpone aprovechando otro poquito).además mi suegra me surtió de cebollas,pimientos y calabacines por lo que había que convertir estos excedentes en platos en la mesa.
      La receta en sí es sencilla. Se trata de hacer una lasaña sustituyendo la pasta por calabacín laminado. El mascarpone se incorpora  a la carne picada y además elaboramos un pisto de calabacín que pintará cada piso de calabacín antes de echar la carne. El resultado es una lasaña muy rica apta para todos los paladares,incluidos los niños.
      Vamos a ver cómo se hace.


   



Ingredientes

- 1 Calabacín
- 750 gr de carne picada
- 2 cucharadas de queso mascarpone
- 100 gr de jamon en taquitos
- 100 gr de queso rallado
Para el pisto de calabacín
- Cebolla,pimiento verde,calabacín y tomate
Para la bechamel
- Margarina,aceite de oliva,harina y leche 



Preparación


      Comenzaremos por hacer un pisto de calabacín (ver receta aquí) que nos servirá después para pintar el calabacín. En éste caso el pisto lo pasamos por la batidora obteniendo una rica salsa de tomate casera.


      Cortamos los calabacines en láminas longitudinales lo más finas posibles y reservamos.


      Echamos un par de cucharadas de aceite de oliva en una sartén. Cuando está caliente salteamos brevemente los taquitos de jamón e incorporamos la carne picada (en la foto de los ingredientes olvidé el jamón). Rehogamos bien hasta que toda la carne haya cambiado de color.
      Le incorporamos el mascarpone y removemos bien hasta integrar todo. Reservamos.

                                                        (Hacer click en la foto para agrandarla)

      En una fuente de hornear echamos un poco de tomate frito y lo extendemos bien por toda la superficie. Si queréis utilizar el pisto también para ésto lo podéis hacer.
      Colocamos con cuidado las láminas de calabacín sobre el tomate. Le echamos un par de cucharadas de pisto,lo extendemos bien y sobre él le echamos la mitad de la carne.


                                                       (Hacer click en la foto para agrandarla)

      Extendemos bien y cubrimos con más láminas de calabacín. Repetimos la operación del primer piso pintando con pisto y cubriendo con el resto de la carne.
      Terminamos la lasaña cubriendo con más calabacín.

                                                       (Hacer click en la foto para agrandarla)

      Preparamos una bechamel ligera. Para ello disolvemos una cucharada de mantequilla con un poco de aceite de oliva a fuego suave. Añadimos la harina y formamos el roux.Lo cocemos un poco para quitar el sabor de la harina cruda y le añadimos leche poco a poco hasta conseguir la textura deseada. Le añadimos sal y,en ésta ocasión,una cucharada de tomate frito para darle un bonito color anaranjado.

                                                       (Hacer click en la foto para agrandarla)

   
      Cubrimos con la bechamel nuestra lasaña,espolvoreamos con un queso rallado que tengamos a mano y la metemos en el horno a gratinar unos 5 minutos....Bon appétit.

Calorías por ración: 486 Kcal



domingo, 8 de septiembre de 2013

Patatas con costillas

Introducción

         Hola amig@s
      El verano parece que anuncia su retirada y con ello las recetas frías y refrescantes dan paso a platos humeantes.Tengo muchas recetas de verano aún pendientes de publicar. Lo haré poco a poco,aunque publique un gazpacho en noviembre. Pero a medida que el frío comience a entrar iremos viendo éste tipo de recetas: cocidos,estofados,guisos varios y sopas calientes.
      Hoy os voy a presentar un plato típico: las patatas con costillas. Uno de esos que en ninguna casa falta y que nos transporta automáticamente a la niñez.A los sabores que en casa se saboreaban cuando eramos niños. Y es que éste plato no falta en ningún hogar y que,ademas,en todos sitios se hace de una manera muy parecida. Con ligeros toques según el cocinero y la región en donde se prepare pero en esencia todo el mundo sigue una receta clásica, heredada de nuestros mayores.
      Mi abuelo hacía un guiso de magro con patatas tan sencillo que no parecía albergar ningún secreto....pero nadie lo hacía como él.Yo era muy pequeño y no le veía cocinar,pero daría lo que fuera por ver por un agujerito cómo lo hacía. El secreto (si lo tenía)...se lo llevó a la tumba. Yo lo intenté hacer varias veces. Me salió rico,pero no cómo a él. Si algún día consigo que me salga igual no dudéis que lo publicaré aunque sólo sea como homenaje a un tipo genial al que siempre llevaré en el corazón.
      Bueno...y después de éste arranque melancólico....¡Vamos con las costillas!






Ingredientes

- Medio kilo de costillas
- Medio kilo de patatas
- 1 cebolla
- 2 dientes de ajo
- 2 pimientos choriceros
- 1 hoja de laurel
- 1 vaso de vino blanco
- Sal,aceite y agua



Preparación

      Ponemos los pimientos choriceros en agua durante dos horas para que se ablanden. Si no tenemos ese tiempo podemos escaldarlos en agua hirviendo como hacíamos en la receta de las manitas de cerdo en salsa pecado.
      Lo normal es pedir al carnicero que nos corte las costillas en trozos no muy grandes. Yo las tenía grandes y tuve que partirlas yo.
      En una olla con un poco de aceite rehogamos las costillas cuando el aceite esté caliente. Les damos unas vueltas enérgicas y cuando doren un poco,sacamos y reservamos. En ese aceite rehogamos la cebolla y el ajo picados con un pellizco de sal. Las costillas nos habrán dejado un fondo con pequeñas zonas pegadas. Eso luego lo desglasaremos.

                                                       (Hacer click en la foto para agrandarla)

      Cuando la cebolla esté cogiendo color le agregamos la carne del pimiento choricero. Mientras la cebolla va cogiendo color aprovechamos el agua que pierde para desglasar los restos de costillas. Esto guarda un sabor muy rico y no hay que desecharlo. Añadimos el vino blanco y dejamos que reduzca. Yo,en éste punto le meto la batidora y dejo que todo el caldo esté bien pasadito. Si no queréis encontraros la cebolla es lo ideal.

                                                     (Hacer click en la foto para agrandarla)

      Le agregamos las costillas que habíamos reservado y la hoja de laurel y cubrimos el guiso de agua. Dejamos que se hagan las costillas. Yo lo hice en olla exprés por lo que las tuve 20 minutos (si lo hacéis en una cazuela normal las costillas necesitarán 45 minutos al menos y deberéis de añadir las patatas cuando le falte a ese tiempo de 20 a 25 minutos para que las patatas y las costillas se hagan al tiempo)
      Como os decía,yo lo hice en olla exprés. Pasados 20 minutos se apaga el fuego y,cuando la olla lo permita,se abre.


      Se le añaden las patatas cortadas en trocitos. Si queréis que la salsa engorde un poco,hay que quebrar la patata al final (que haga "crack") en lugar de cortarla con el cuchillo de lado a lado por completo. Así favorecemos que suelte el almidón y nos quede la salsa mas ligadita. En éste guiso la salsa se suele hacer mas bien ligera. No muy espesa...pero eso va en gustos. Si la queréis mas espesa es preferible echar una patata "de más" y aplastarla a diluir un poco de maicena en agua y agregarla (que sería otra opción para espesar)
      Se vuelve a tapar la olla y se le dan otros 5-7 minutos desde que vuelve a pitar la olla. Después de ese tiempo las costillas y las patatas deben de estar hechas. Probamos de sal ahora y rectificamos si es necesario.


      Este guiso,tradicionalmente nuestras madres y abuelas lo llevaban a la mesa humeante y aún muy caliente. Es un error,creerme.Los sabores no se aprecian bien en la boca cuando la comida está ardiendo. Lo ideal es dejarlo reposar cinco minutos con la olla destapada y dejar que llegue a la mesa caliente,pero no quemando. Vuestras papilas gustativas os lo agradecerán....Bon appétit.

Calorías por ración: 607 Kcal
      El plato en si no es ligero pero encierra un peligro añadido. Este plato "pide pan"...y ese no está sumado,así que si queréis vigilar la linea....vigilar el pan.

sábado, 7 de septiembre de 2013

Alitas de pollo a la mexicana

Introducción

         Hola amig@s
      Cuando uno se acerca a una receta como esta,yo al menos lo hago con la mayor cautela.¿Porqué? Pues porque cuando la vi me pareció una receta "muy genérica". De esas que abundan en internet y que al final uno no sabe muy bien si es una receta auténtica del país en cuestión.
      Me explicaré: hacer una salsa que incluya tabasco, chiles,mole rojo o achiote y mezclarlo con alguna carne asada poniendo una guarnición de frijoles negros no es hacer un plato típico mexicano. En todo caso sería algo inspirado en esa rica cocina.Pero desconozco si algún plato de allí se hace así,aunque es muy posible que haya alguno.
      Del otro lado también he visto platos de aquí que han sido adaptados a los gustos y productos de allí pero que se alejan del plato auténtico. No daré ejemplos pero hay muchos.
      En todo caso,los que me conocéis, sabéis que eso a mi no me molesta.Al contrario,la cocina es fusión y mezcla. La única precaución que tengo y que me gusta ver en otros aficionados es el respeto a la esencia del plato original. Si alguien de Mexico,Costa Rica o Argentina ve una receta de callos a la madrileña y le añade frijoles,piña o salsa chimichurri no habrá cocinado realmente unos callos a la madrileña sino una versión de ellos (que puede resultar muy rica,no es incompatible). Con que él sea consciente y no lo presente como unos típicos callos a la madrileña a mi me vale.
      Todo ésto para decir que desconozco si éste plato verdaderamente se hace en México o es un producto mestizo que se ha desarrollado en internet. En todo caso yo lo hice y las alitas están deliciosas.
      En todo caso,sé que tengo seguidores que me ven desde México,así que si queréis comentar algo,estaré encantado de leer vuestros comentarios.
      Os cuento cómo se hacen estas ricas alitas de pollo a la mexicana.






Ingredientes (4 personas)

- 1 Kg de alitas de pollo
- Tomate frito (medio vaso)
- 3 cucharadas de salsa de soja
- 2 cucharadas vinagre
- 1 cucharada de azúcar
- Tabasco
- 1 cucharadita de mostaza de Dijon
- Sal, pimienta y aceite de oliva



Preparación




      La preparación de éste plato es sencillo. Comenzamos por cortar las alitas en dos trozos,desechando la parte de la punta del ala. 
      Ponemos el horno a precalentar a 180º. De ésta manera lo tendremos listo para cuando lo necesitemos.
      A continuación preparamos la salsa mezclando todos los ingredientes en un bol: el tomate frito,la salsa de soja,el vinagre,la mostaza de Dijón,el azúcar y el tabasco. Con el Tabasco llevar cuidado si no os gusta muy picante pues es muy picante. Sobre todo el rojo,que es el que yo le puse.



 
      Ponemos una sartén amplia con un par de cucharadas de aceite de oliva. Cuando esté caliente introducimos las alitas,las salpimentamos y rehogamos brevemente hasta que comiencen a tomar color.

                                                      (Hacer click en la foto para agrandarla)

      Cuando estén,las pasamos a un bol en donde agregaremos la salsa, cubriendo bien y por completo las alitas.

                                                      (Hacer click en la foto para agrandarla)

      Ponemos las alitas en una fuente de hornear y dejamos que se terminen de cocinar en el horno.



Como ya están medio cocinadas,con unos 10 minutos estarán listas para servir....Bon appétit.

Calorías por ración: 367 Kcal
      El cálculo está hecho para una ración de 3 alitas por comensal. Descontados desperdicios y sumando la parte proporcional de salsa que cada comensal ingiere en cada ración.
   

domingo, 1 de septiembre de 2013

Ensalada Waldorf

Introducción

         Hola amig@s
      Hoy vamos a preparar una de esas recetas con "denominación de origen". Y,para empezar, les haré una confesión. ¿Son cinéfilos y nunca han visto "El halcón maltés"?¿Les gusta el fútbol y nunca oyeron hablar de George Best?¿Les gusta la literatura y nunca leyeron a García Márquez?¿Les da vergüenza confesarlo en público?...pues algo así me pasó a mi éste verano. Siempre estoy mirando recetas por aquí y por allí. Viendo vídeos.leyendo etc...y no había oído hablar de una receta famosa como ésta. Fue gracias a mis hijas que me regalaron el libro de Ferran Adriá "La cocina de la familia" que descubrí ésta antigua receta entre sus páginas.
      Me faltó tiempo para informarme y, por supuesto prepararla. Entre mis preferencias no se encuentran los platos que mezclan manzana o piña con productos salados...¡Y eso fue lo que me atrajo!
      Os diré que no se nota gracias a la salsa que lo recubre y que, a pesar de no llevar la combinación de ingredientes que más me atrae,me ha gustado y de hecho ya le he hecho un par de veces éste verano.
      Su origen hay que buscarlo en el año 1893, en el hotel Waldorf de Nueva York, en donde su maître Oscar Tschirky, se atribuye la autoría de la receta. La receta original parece que constaba sólo de mahonesa,apio y manzana pero con el tiempo se han ido añadiendo ingredientes como nueces,pollo o pavo (cocido,ahumado o asado) piñones,pasas o lechuga. No obstante,aunque como en toda receta ( y más con ensaladas) todo el mundo parece ponerle su toque personal.
      La que os presento aquí está sacada y elaborada tal y como la prepara Ferrán Adriá y es una receta básica de ensalada Waldorf. A partir de aquí que cada uno le de su toque.
      Por último una puntualización: el hotel Waldorf fue el precursor del hotel Waldorf Astoria y estaba situado en lo que hoy es el Empire State. Cuando se construyó éste (1931) pasó a ser hotel Waldorf Astoria. Un año más tarde se rodó King Kong. Su estreno en 1933 catapultó a la leyenda a éste emblemático edificio.
      Vamos a la cocina.





Ingredientes (4 personas)


- 150 gr de apio (3-4 ramas)
- 2 manzanas golden
- 60 gr de nueces peladas
- 4-5 cucharadas de mahonesa
- 50 cc de nata para montar (35% de materia grasa)
- El zumo de un limón
- Mostaza de Dijon (1 cucharada)
- Sal y pimienta



Preparación

      Pelamos las ramas de apio para quitarle las fibras. Lo picamos en cubitos pequeños. Pelamos la manzana y la cortamos en cubitos de tamaño similar al apio. Partimos las nueces por la mitad.

                                                      (Hacer click en la foto para agrandarla)


      Preparamos la salsa mezclando la mahonesa,la nata,la mostaza de Dijón,el zumo de limón y sazonando con pimienta y sal. Es importante no olvidar el limón pues hará que el conjunto no sepa a frutas, resultando un conjunto agradable y refrescante.



      Mezclamos los ingredientes con la salsa y lo metemos en la nevera al menos tres horas. Se sirve frío.

                                                       (Hacer click en la foto para agrandarla)


      Y ya está listo. Si no la habéis probado hacerlo,no os disgustará...Bon appétit.

Calorías por ración: 351 kcal